domingo, 28 de agosto de 2016

¿CÓMO RESPONDER ANTE UN ESCÁNDALO?


Las estrategias argumentativas de defensa:
En la tercera fase de un escándalo, la defensa, es cuando el acusado tiene la oportunidad de desplegar una estrategia argumentativa que le permita superar la crisis, o lo condene definitivamente.
El escándalo, al ser un proceso conflictivo en el cual se establece una contienda entre varios actores, genera una gran polifonía de voces, que exceden a las del oficialismo. Esta multiplicidad de voces se tiende a agrupar en torno a por lo menos dos polos interpretativos antagónicos sobre los hechos, adoptando posicionamientos morales opuestos ante los mismos: los acusadores y los acusados.  
Incluso al interior del gobierno puede haber polifonía cuando no se presenta un frente discursivo común y conviven distintas interpretaciones. Incluso cuando las interpretaciones son opuestas, se pueden hacer públicos los conflictos internos de la elite gobernante.
El primer aspecto relevante para analizar la posición de un gobierno ante el escándalo, es la estrategia argumental o la defensa que se da ante el revelamiento y la publicidad de la infracción denunciada. Es decir, la reacción comunicativa ante la exposición pública de la infracción.
Cuando el acusado accede al espacio público, el lugar desde el cual va a hablar el sospechado ya se encuentra significado por la construcción narrativa de los medios. Sin embargo, en función de la estrategia discursiva que utilice podrá tener cierta capacidad para intervenir en el proceso de dramatización y de atribución de responsabilidad.
Puede haber más de un tipo específico de respuesta gubernamental ante una misma denuncia. En esos casos, la estrategia defensiva mostrará una polifonía en lugar de una estrategia coordinada y homogénea en el discurso. 
Lo más habitual y dado el fuerte impacto emocional que suele tener la exposición ante el escándalo para un actor, es que los acusados prefieren el silencio para evitar que el escándalo se acreciente. Sin embargo, esto no suele ser un buen remedio.
Cuando el acusado no habla, los acusadores conservan el monopolio de la dramatización, lo cual puede profundizar la crisis. Además, el silencio del acusado permite a los medios de comunicación tener una mayor licencia creativa a la hora de ficcionalizar los hechos y de estigmatizar adversamente al actor o a la institución.

Entre las estrategias argumentativas posibles se encuentran las negacionistas, las confrontativas y las inculpatorias.

sábado, 27 de agosto de 2016



Ya se viene el Seminario/Taller de inmersión en Comunicación Gubernamental
INSCRIPCIONES ABIERTAS

Toda la información en WWW.COMUNICACIONGUBERNAMENTAL.COM




¿Cómo desactivar un escándalo?


Ya se viene el Seminario/Taller de inmersión en Comunicación Gubernamental
Toda la información en www.comunicaciongubernamental.com

miércoles, 30 de septiembre de 2015

martes, 29 de septiembre de 2015